Categoría Internacional Mundo Noticias

Naruhito: El nuevo emperador de Japón

El reinado de Akihito se prolongó por 30 años, desde el 7 de enero de 1989, tras la muerte de su padre, el emperador Hirohito. El 12 de noviembre de 1990 se convierte oficialmente en el emperador número 125 de Japón inaugurando la era Heisei, cuya traducción es «lograr paz».

Durante su reinado, a pesar de los grandes cambios geopolíticos y económicos en el mundo post Guerra Fría, el emperador Akihito priorizó la relación con los japoneses, acercando -tanto como le fue posible- a la familia imperial a su pueblo.


El 30 de abril del emperador Akihito, de 85 años, abdicó en favor de su hijo, de 59, en la primera abdicación en el país desde la de Kokaku, en 1817.

La abdicación del emperador Akihito, de 85 años, quien dejó el cargo por problemas de salud, rompiendo la tradición imperial japonesa de «gobernar hasta la muerte», fue una decisión de alta responsabilidad y compromiso con su pueblo, respaldada transversalmente, pero también una muestra de humildad. Fiel a sus ideas, nunca quiso ocultar como su salud poco a poco se debilitaba. Un emperador humano, que sufre, pero sobretodo, consciente del lugar que ocupa su nación en escenario mundial. Un estadista que da paso a una nueva generación con la fuerza suficiente para continuar su labor.L

El término «Reiwa» toma el primer ideograma del término «reigetsu» (instante adecuado o momento propicio) y «wa» que corresponde a armonía, paz o calma. Además, está inspirado en la antología más antigua de poemas japoneses, cuya compilación fue realizada entre el período Nara y la era Heian en el siglo VIII.

Según Shinzo Abe, el primer ministro japonés, el término fue elegido ya que potencia y además «pone el foco en los valores tradicionales» de Japón. «Quiero que Japón florezca con orgullo como las flores del ciruelo», que «florecen maravillosamente después de un duro invierno como signo de la llegada de la primavera», explicó.

El 1 de mayo de 2019 comenzó de una nueva era para Japón, y las autoridades esperan que los japoneses se sientan plenamente identificados con los objetivos del Emperador Naruhito, que apoyen el sentido de unidad nacional y la promoción de las reformas necesarias.

Por lo pronto, los calendarios, documentos oficiales, certificados e incluso en los periódicos, deben ajustarse al cambio de Era. Sin embargo, en el país más tecnológico del mundo, algunos computadores no quieren colaborar. Es la nostalgia por el querido Emperador Akihito.

Cyntia Otey
Periodista y Magíster en Periodismo Político Internacional.
http://chilerns.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *